miércoles, 30 de abril de 2014

Amanecer


Mirando al este.
Pinturas al agua sobre lienzo de algodón y tabla. 23,5 x 30 cm.
Ramiro Rodríguez Prada,  2010.




Alborada


Amargo como un pan mohoso

y sin embargo tierno

me subo a las paredes 

para anunciar el sol

por donde rompe el día.


El gallo flaco y desplumado

en un kikirikí sonoro y viejo

aventa los piojos del corral

a picotazo limpio ¡amán, amán!

y yo me rasco.


De  Interrogatorios y Otras partidas perdidas.  2014.

Ramiro Rodríguez Prada.



Tomasito.   Rumba del revés.



Salud.

lunes, 28 de abril de 2014

134


Ciclón Explosivo.


Salí a tirar la basura 



poco después de terminar una pintura la noche del ciclón explosivo. Una de las bolsas iba llena de papeles, bocetos desechados, trapos sucios ya inservibles, botes vacíos y algún pincel con los pelos desgastados hasta el hueso. Pintaba muy despacio, echaba la vida, pero más que nada porque hacía muchas pruebas y pasaba más tiempo estudiando el cuadro, aprovechando para fumar un cigarro, que pintándolo. En la mano donde llevaba la bolsa de los papeles, acarreaba también la última prueba algo más acabada que el resto, pero sobre un lienzo y un bastidor muy malos que ya no merecía la pena reutilizar. La arrimé a uno de los cubos porque no cabía dentro y tiré lo demás. Había dejado por casualidad el motivo hacia la acera y un noctámbulo que pasaba se fijó y me dice, ¿Lo vas a tirar?. Sí. ¿Puedo llevarlo?. ¡Hombre, si lo quieres tuyo es!. Sacó de la cartera veinte euros y se empeñó en que los cogiera. Me dio la mano agradecido y se fue. Se me olvidó decirle que estaba sin firmar. El cuadro acabado nunca lo pude vender.



Evgeny Popov, animación. Maxim Alechin, guitarra. Picasso.  Guernica.


http://www.youtube.com/watch?v=vC-mJwx_cJI


Salud y felices pesadillas


ra

sábado, 26 de abril de 2014

Tránsito y Meditación del Púlgar


Sin palabras



Alimento vital



Buenos días. Otra entrada sorpresiva -aunque ya no tanto porque compartí las canciones en Google + el día 23 en que aparecieron en Youtube-, para dar cuenta de un par de videoclips del Púlgar con dos nuevos temas, TransitMy meditation, que nos han dejado sin palabras. Me obligó a remover una vez más las programadas, pero es que no me resisto a presentaros las canciones, dejar el tartamudeo para escribir algo y felicitarlo por estas entregas ¡extraordinariax!

Si  le pusimos alguna pega al primer vídeo de lanzamiento de Lo mejor por venir, por una cuestión estética, no así a la canción, Frío, que nos parece estupenda también, de su proyecto "por entregas" habría que decir, porque nos va administrando las canciones con cuentagotas, como a los enfermos que somos, no diremos lo mismo de estos nuevos y brillantes trabajos, porque además de la calidad musical que atesoran, también presente en la anterior grabación, repito, aquí la elegancia de los temas, de la instrumentación y de la voz femenina, Raquel Alonso, lo bordan.
Y las imágenes no ensombrecen el resultado en absoluto, con esos toques psiquedélicos, esos contrastes vivos, el escenario de un tiempo dorado o esas insolaciones metálicas...

Este primero se emitió en el programa Únicos, de Antena 3, el lunes 21 del presente mes. Y el segundo aún nos gusta más si cabe.

El Pulgarzito. (Rych). Raquel Alonso, voz.  Transit.

https://www.youtube.com/watch?v=gdqlrVLKWWM

Nos alegramos de que se vaya haciendo presente el porvenir, pese a que lo haga tan despacio, porque si se presenta con temas así, merece la pena esperar lo que sea de razón. Si llegamos a verlo...

Seguimos sin comprender cómo un país como éste, cuya música tiene tanta influencia y alcance en todo el mundo, en parte debido al idioma pero no sólo, no podemos comprender cómo sigue haciendo casi oídos sordos a un músico como el Púlgar, con un conocimiento del medio y del oficio que para sí quisieran el noventa por ciento de los cantamañanas que encandilan al personal y duermen al culebrón con ensalmos pseudomusicales. O sí lo comprendemos, ¡la sordera avanza imparable!

Hablamos de comida basura, pero por el oído, más expuesto porque no podemos andar las 24 horas con tapones u orejeras, nos entran todo tipos de sonidos basura y sin haber pedido ni catado la hamburguesa. Reconforta por eso escuchar esta música que es como el maná en el Sinaí.

¡Bravo, kurruka!


El Pulgarzito. (Rych).  Raquel Alonso, voz.  My meditation

https://www.youtube.com/watch?v=WReiITnPDbg


Salud y buena música.

Ramiro

viernes, 25 de abril de 2014

133


Piloña.  2013.



Salí a tirar la basura,



¿o era la basura la que me sacaba a mí?



Andrés Cueli, voz. Pablo Carrera, gaita.   A la salida del Sella/ La carretera'l Pedrosu. 






Salud y felices pesadillas



ra


P. D. Envío de César Ruiz del Árbol Viriato. Gracias, amigo.


Zeca Alfonso.  Grándola Vila Morena.

https://www.youtube.com/watch?v=gaLWqy4e7ls


¡Felicidades, Martuca, he sabido de tu cumpleaños, vaya día significativo! ¡Muchos besos!


Y abraços!

miércoles, 23 de abril de 2014

Η Τήλος. Tilos.


Capilla sobre Livadia.
Tilos. Grecia, verano 2013.

Τήλος


Buenos días. Cambio un poco los planes y en lugar de ir hacia el norte, Kálimnos y Leros, lo haré de nuevo hacia el sur para dedicar un capítulo a cada una de las otras tres islas en las que hicimos puerto el verano pasado, Tilos, Simy y Halki. De ese modo dejaré cerrada, me gustaría decir "de momento", esta zona del archipiélago Dodecaneso.
No podré hablar mucho de ellas pero aprovecharé para subir algunas fotografías y música tradicional de los lugares.

Después de Kos la siguiente escala del Diágoras rumbo a Rodas fue Nísyros y a continuación Tilos, donde arribamos media hora después de la salida del sol. Tiene un puerto pequeño acorde con el tamaño de la isla, y los ferris y mercantes amarran en el espigón externo, sin entrar, como en la mayoría de casos.
A finales de agosto volvimos a pasar de vuelta, en esta ocasión de noche.

Tilos.  Danza tradicional.

https://www.youtube.com/watch?v=rhoOFMwhlbU

Empecé con lo que creo que es una sousta, cada isla tiene su propia versión de esta danza, quizá la más frecuente de cuantas se bailan y escuchan en el Egeo. Digo creo, porque la autora del vídeo no lo especifica y no soy un especialista.

El sonido no es muy bueno, pero me interesaba también la grabación porque se ven bien los suelos de choklakia, característicos de todo el archipiélago y de los que Tilos tiene buenos ejemplos. Además del escenario, los bailarines dirigidos por el brostari, el danzarín que encabeza y conduce la fila, Nikos Kapnoulas -según nos informa María Simone-, que lo hace muy bien, o el hecho de que canten una copla, hizo que me decidiera por ella para encabezar el capítulo. 
Pero por si meto la pata ahí os dejo otra Σούστα, y aquí ya no sería yo el equivocado. 

Γιορτή Σούστας, καλοκαίρι 2008 στη Μεσαιωνική τάφρο. Σούστα Τήλου.

https://www.youtube.com/watch?v=y8GdrkzjNBw

Todo lo que tiene Nísyros, a unas millas al norte, de redonda y regular, lo tiene Tilos de recortada y alargada. L. Durrell decía que Symi era como una tela de araña de piedra, pero aproximándose a esta isla desde el mar se puede tener una impresión semejante. Parece que se entrara en un archipiélago autónomo, y no porque tenga más islas e islotes al lado que sus compañeras, sino por los cientos de pequeños golfos que recorren la costa, puntas, agudos cabos, entrantes, peñones desgajados a cuatro brazas de la madre... Más que tela de araña, erizo y laberinto, al menos desde la mar. 

Las islitas más importantes están al norte, Gaidaros, el Burro, y al sur, Andíparos, ambas deshabitadas. Al este los islotes de Lethra y Prasouda. Tilos y sus islas son lugares de paso, parada y observatorio de aves. Y recuerdo Limnos de nuevo...
Dicen las guías que el interior es verde, pero desde el barco se van sucediendo ante nuestros ojos las colinas pardas, secas y peladas, con algunas escasas manchas de la endurecida vegetación mediterránea. Y esa mismo paisaje nos recibe en Livadia, el emporio de la actividad comercial,  y puerto principal de la isla.

Éste -nos cuenta Dimitris- es otro καθιστικό τραγούδι, otro tema para escuchar sentado, como aquel que había originado una pequeña polémica entre dos habituales de youtube en Nísyros. Nos dice también que son composiciones que se repiten en otros lugares de Grecia, como el Épiro. 

Φίλιππος Λαρδόπουλος, Τραγουδά. Γιάννης Κλαδάκης, Λύρα. Στέφανος Λαρεντζάκης, Τούμπουρα. 
Νησιώτικα τραγούδια. Τήλος.   Άρχισε γλώσσα μ' άρχισε.

https://www.youtube.com/watch?v=6GsjwQC6w-o

Livadia, Tilos, desde el Diágoras.
Grecia, verano 2013.

A pesar de su aspecto de seca y austera, tiene fama de fértil y productiva, ya que es rica en manantiales, fuentes y pequeños cursos de agua, a diferencia de varias de sus colegas de archipiélago.
Como curiosidad, nosotros vimos embarcar en el Diágoras un camión de patatas, cuando lo habitual es verlos desembarcar, muchas islas dependen totalmente de los suministros externos, incluida el agua.
No está mal poder autoabastecerse, para una isla que no llega a los 800 habitantes. De ellos más de la mitad viven en Livadia, la población más importante, y Megalo Jorió, la capital, algo común también en todo el Dodecaneso, en la mayoría de las islas griegas, en realidad.

Describiendo la formas de las islas en su libro de la Venus marina, Durrell dice que Rodas podría ser una punta de flecha de pedernal; Cos, un cachalote; Leros, un pulpo; Patmos, un caballo marino; Simi, un meteoro apagado, alisado por la fricción del aire; Cálimnos, una almeja.

Pero no dice nada de Tilos, creo que ni la menciona en esa obra. Dicen que es una S invertida. En los mapas aéreos parece un gusanín con muchos pinchos, o un pequeño dragón jorobado.
Su altura máxima es el Profitis Ilías (el topónimo más frecuente para las cumbres locales griegas), de unos 650 metros; descartando Cárpatos está, pues, en la media del archipiélago, aunque parece más empinada porque también es estrecha, unos 8 kilómetros en su parte más ancha. Es otra isla que, con algo de tiempo y calma, casi se puede recorrer a pie.

Ἐρήνη, ἀπὸ τὴν Τήλο.

https://www.youtube.com/watch?v=6JqPml0kwF0

Ὁ Ἅγιος Παντελεήμων, San Pantaleón, el 27 de julio, es el patrón de la isla y su fiesta reúne a muchos isleños de la diáspora.

Tilos, conocida por las telas y bordados de sus trajes típicos, lo es también por su afición a la música, ¡¿y qué lugar de Grecia no lo es?!. Y a la poesía. Porque aquí se dice que nació la poetisa Irina, Ήριννα, contemporánea, amiga y compañera de Safo en Lesbos, autora del poema La rueca, Ήλακάτη -hablando de hilaturas...-, del que sólo se conservan unos versos, algunos considerados apócrifos, y muerta a la temprana edad de 19 añitos. Safo la recuerda en varios epigramas, ¿o era poetisso?.

El anterior es otro de los bailes de la isla y por su título parece rememorar el nombre de la poetisa lesbiana, aunque Irene fue después santa bizantina que, aún significando Paz el nombre parlante de la tal emperatriz, no tenía ni un pelo de pacífica y menos de beata.
Como curiosidad, y tal vez homenaje a Irina, en Tilos se celebró en 2008 la primera boda homosexual de Grecia, civil, naturalmente.

La grabación se debe al musicólogo Παναγιώτης Μυλωνάς, de su trabajo etnográfico Ἑλλήνων Παράδοση, La tradición de los griegos, como el siguiente tema, Pergantí.

Andonis Kartapanis, voz, santouri. Giannis Nísyriou, violín. Petros Dalaretos, laúd. 
Περγαντί, ἀπὸ τὴν Τῆλο. 

https://www.youtube.com/watch?v=LIMxmahUJE0

Y ya que nos metimos en época clásica haré una referencia al mito. Telos, un hijo de Hélios que no aparece en la mitología sino muy tardíamente, quizá introducido en época helenística, sería quien dio nombre a la isla. Porque se cuenta que venía a Tilos desde Rodas a buscar plantas medicinales para curar a su madre. Y acabó construyendo aquí un santuario.

No parece casual ni descabellado este relato, porque la isla ha sido también famosa por sus ungüentos, unturas, embrocaciones y pomadas terapéuticas.
Y supongo que la miel que producen los montes de Tilos, muy ponderada entre las griegas, y la cera, podían entrar no sólo en una dieta sana en el caso de la primera, sino también en la composición de algunos de esos preparados.

La siguiente canción pertenece a un disco de músicas de todo el Dodecaneso, archipiélago llamado también las Esporadas del Sur, Νότιες Σποράδες, obra de Μανώλης Κόττορος, y es otro himno/danza a san Pantaleón que se baila sobre un mosaico de choklakia en el exterior de la pequeña capilla paleocristiana del santo, en Livadia. En el vídeo se pueden ver imágenes de todas esas islas.

Η Τήλος.   Άη μου Πεντελέμονα με τη μεγάλη βρύση.


La noche en Tilos. Restaurante musical en el puerto de Livadia.
Grecia, agosto 2013.

Por lo demás, la historia de Tilos ha corrido pareja suerte a la del resto del archipiélago, administrada unas veces por Samos y casi siempre por Rodas, pasando de mano en mano, de Grecia a Roma, de los selyúcidas y Bizancio, a los latinos y a los Caballeros de San Juan, y de éstos a los otomanos, volviendo a manos italianas en 1912.

Los Hospitalarios dejaron una buena muestra de sus fortalezas, Agrosikiá, Megalo Jorió, Mesariá, Mikró Jorió y Stavrou Lambrou. La isla fue a lo largo de la historia saqueada y devastada por piratas de todas las procedencias, africanos, asiáticos y europeos: venecianos, franceses (en 1675 la arrasó el pirata Hugo de Crevelier, que en esos años hizo estragos en muchas islas griegas, tomando como esclavas a sus poblaciones)... .  Fue otra constante de muchas de ellas, sin apenas protección.

Episkopi la llamaron los latinos e Ilyaki los turcos. Como no conocemos el interior de la isla, ahí os dejo unas pocas imágenes, que son apenas los cuatro núcleos habitados, Λιβάδια, Μεγάλο Χωριό, Έριστος y Αγ. Αντώνιος.
Tiene muy buena pinta, tranquila, con pueblos pequeños y menos turismo que la mayoría. Al estar un poco alejada, tanto de Cos como de Rodas, se libra de la masificación. A tener en cuenta.

Η Τήλος. Tilos


También dedicaré un capítulo a Tilos en Psilicosis .2, y es posible que salga antes que éste, por poner alguna foto del puerto y hablar otro poco de él. Hoy incluso escribí más de lo previsto.

Para no cansar con los bailes, voy a echar mano de un cretense, sin discusión los reyes de la Nisiótika, la música isleña, como es lógico tratándose de una isla tan grande y poblada, y la cantidad de músicos y de estilos que conviven en el folclore de Creta.

Ya lo conocéis porque he colgado varias canciones suyas aquí. Es Psarogiorgis, otro Xiloúris de Anogia, como Nikos y Psarandonis, al que acompaña con su voz y su laúd con frecuencia. Es una canción del disco Kismet, de Στελιος Πετρακης, el joven violinista que formó un Trío con Chemirani y Efrén López, y que acompañaba a Tatakis en uno de los capítulos de Música cretense aquí. El título, Tú norte yo sur, es apropiado además.

Ψαρογιωργης.   Νοτος εγω βοριας εσυ. Συρτος.



Salud y buenos vientos.


Barbarómiros

lunes, 21 de abril de 2014

132


Noche en blanco...   y  negro.



Salí a tirar la basura




y olvidé las llaves. No me pasa frecuentemente, pero me pasa. Como no había dicho nada a nadie, iba a ser difícil que me oyeran; los niños estarían ya dormidos y mi compañera haciendo solitarios en el ordenador con la radio encendida, muy lejos del telefonillo. Para colmo el interfono del portal funciona cuando él quiere y estamos reñidos, no nos cruzamos palabra. Y para evitarlo, además de para ahorrarle a mi familia timbrazos intempestivos y fuera de hora, es por lo que trato de no olvidar las susodichas llaves. No soy de móvil, no tenía tabaco ni dinero. Me senté en la escalera exterior del edificio hasta que llegó un vecino trasnochador que me abrió la puerta. Entramos juntos y él se fue a su piso, escaleras arriba. El timbre de mi casa se había estropeado y no quería molestar al vecino, era demasiado tarde. Solo de nuevo. Sin embargo, en el rincón más oscuro, detrás de unas jardineras con flores y vegetación artificial horripilantes, genial idea de la esthéticienne del portal, había un negro tumbado en unos cartones. Los compartió conmigo, pero ¡qué inhóspito es este puto portal!




Adama Yalomba. Mali.   Mbora.






Salud y felices pesadillas



ra


sábado, 19 de abril de 2014

La Kurruca angelikalis


La Kurruca prieta a pie de obra y en traje de faena
León, 2014.

El angelikalis


Buenos días. Circunstancias de la vida han hecho que la curruca que traigo hoy a esta página haya tardado tanto tiempo en hacer acto de presencia. Sin embargo se trata del primer pajarín con el que tuve amistad en la infancia, mucho antes incluso que con la Kurruca blasensis, o con cualquier otra avecilla de las que han ido apareciendo aquí, todas colegas de la adolescencia y de la vida adulta.

Como al resto de las currucas se la conoce por distintos nombres y apellidos, aunque el más común es el de angelikalis. Y eso a pesar de su afición a la parranda. Junto a su condición de parda, a la que nunca renunció, hay una canora párvula e inocente, más guiada por el corazón que por la cabecita, exceptuando el glande y los meninos.
Compañera de juegos, de trinos y de sueños en la puericia, la Prieta, nombre que le viene de su plumaje negro y fuerte, es muy aficionada a los nabos y a los rábanos, por lo que algunos viperinos la motejan también de rabanera.
Cada cosa a su tiempo y los nabos en Adviento, es uno de los dichos frecuentes en el pico de la innominata, el cuarto apodo, finalmente, por la que es conocida.

¡Cuántas historias, cuántas correrías podría contar de ese primer tiempo de emplume y empalme, cuando todavía palpábamos una tripilla entre las piernas y la barriga blanda del bebé, pálida y panzona, a la medida del huevo que recién abandonamos!

Pero no me entregaré hoy a la melancolía, no en la primera ocasión en que escribo de esta curruca. Y eso pese a que alguno de mis recuerdos más potentes están relacionados con separaciones y reencuentros. A los diez años me encerraron en una jaula de locos a mil kilómetros de distancia de nuestro nido y hasta los quince no pude reanudar mi relación con este pájaro pardo.
Para entonces yo no había acabado de emplumar y él tenía ya un pelazo negro y denso como el coño sin depilar de una bantú. E incluso le estaban saliendo los espolones, y eso que es medio mes más joven que yo.

Paolo Conte.   Happy Feet.

https://www.youtube.com/watch?v=0s4DqJLotw0

Y volviendo a los coños, ésos fueron precisamente los que perdieron a la angelikalis.

Descendiente de taberneros, desde sus bisabuelos, la Kurrua prieta, de prieto picudo, fue una pionera en el mundo del turismo diplomado en este país. Asistió muy pronto a las clases de la Escuela Superior de Hostelería en la capital del reino y volvió hecho todo un profesional de la bandeja, el servicio y el trato directo con el cliente.

Pero, al mismo tiempo, en Madrid perdió el pelo de la dehesa y aprendió también literatura parda y demás artes natatorias, entre otras la de Cúchares.

En la adolescencia fue nuestro guía espiritual de fin de semana. Nos llevaba por la bragueta a todos los saraos donde oliera a bacalao, aunque el único que mojaba en la salsa picante era él. Toreaba lo mismo jóvenes vaquillas libres de las que tiran al monte, como veteranas y experimentadas becerras del negocio en cualquier tentadero de pago.

Netherlands Dance Theatre.  Ángeles caídos. Steve Reich.  Drumming.

https://www.youtube.com/watch?v=GuGPiZ4b-es

El  Angelikalis  llevando agua a las gallinas siracusanas.

Hizo un nido y lo mantuvo un tiempo, pero es más largo el pillo que el anillo y tornó a las andadas y a los picaderos de reses bravas, sin hacer ascos a jóvenes terneras.

Jefe de sala en comederos y figones de categoría, educado y risueño, seductor, profesional reclamado por todos, tiene en su haber el récord europedo de portabandejas, 33 con sus correspondientes servicios. Y aún así compaginó ésa, que fue sin duda su vocación, con la de cartero municipal, con la que redondear sus ingresos.

Pasó por momentos muy duros el angelikalis los últimos años, tiempos en los que permanecía prácticamente oculto, confuso y desarmado, agarrado al botellín de cerveza, otro de sus amores.
Hasta que le llegó la edad de la jubilación, hace muy poco, y se retiró a una vida de anacoreta en un nido solitario, entregado a su pequeño huerto de flores, hortalizas y verduras, y a sus gallinas, sus conejos y sus gatos.

Ha renacido la curruca y vuelve a sonreír. Casi no sale de su encierro voluntario y abandonó el botellín, las tías -¿por una temporada?-, y el juego, su tercera pasión. Sigue fumando como un fogonero. Lo voy a ver cuando trabaja llevando el agua a los animales, como en la foto, o cuando recoge los huevos de las gallinas y les abre el corral para que salgan a picotear a la huerta.
Salen también los conejos y se sientan en la hierba sobre sus patas traseras, mirándome erguidos, ¿Quién será ese pájaro con el que tanto se divierte el angelito?

Siempre fue generosa la prieta riendo mis pequeñas historias humorísticas o mis bromas, y ahora lo sigue haciendo. Y ése es quizá el rasgo más acusado de su carácter, su generosidad, tanta que a veces la ha llevado al exceso y a la disipación. Hoy le queda un pequeño estipendio, una salud recuperada y una paz con las que tal vez nunca soñó.

Parálisis Permanente.  El acto.  Jugando a las cartas (en el cementerio)

https://www.youtube.com/watch?v=hlnh_SF2FiA 

¡Salud, kurruca, y un abrazo muy fuerte!

Cannavina Carduélis, pardilla común, rebétissa, psilicosa.

viernes, 18 de abril de 2014

131


Olot.  Punto Limpio Ejemplar.
 Girona,  2012.



Salí a tirar la basura



porque tocaba, había mucha y ya olía. Tendría que hacer dos o tres viajes hasta los contenedores, ¿viajes de evacuación? Sí, también era un rescate, ¡es que había mucha!, repito. Pero me dio tanta repugnancia sólo el pensarlo, que volví atrás y la dejé para un mejor momento. ¿Un día de catarro sin olfato? Por ejemplo. Lo malo es que llevaba más de un año sin coger una buena gripe.



Albert Plá.   Diarrea Mental.


http://www.youtube.com/watch?v=xMHuZF9Z_QA


Salud y felices pesadillas


ra


jueves, 17 de abril de 2014

Ο Μιχάλης Σταυρακάκης, Τατάκης -3


Mijalis Stavrakakis Tatakis  y  Manuel Paz.
Casa de Cultura Teodoro Cuesta.
Mieres del Camino. Asturias, diciembre 2013.


Τατάκης -3


Buenos días. Antes de nada debo agradecer y felicitar a los músicos de la OCAS, la Orquesta de Cámara de Siero, y a su director Manuel Paz, por la buena idea y el buen gusto de incluir a Grecia, y a Creta en particular, en su proyecto musical, solidario y transnacional, Vínculos.
Aunque ya había subido aquí algún tema de Vasilis Stavrakakis, Mitsos, o Ross Daily, con los que inició Tatakis el grupo Λαβύρινθος, Laberinto, fue gracias a ellos como conocí a Mijalis y pudimos escucharlo en vivo aquí en Asturias. María de Paz nos presentó al final del concierto de Mieres, así como al violinista Ioannis Petrakis. Saludarlos fue un placer, como abrazar un poco a mi querida Creta.

En el artículo precedente sobre Tatakis, dejo la dirección de la página de la Orquesta junto al enlace de una entrevista a Manuel, de María de Paz, charlando un poco de la realidad y el futuro de la OCAS, de esta empresa solidaria de los asturianos, y del contacto griego en concreto, como es lógico tratándose de la animadora número uno de la comunidad filohelena asturiana.

Έκτορας Κυριάκου, Αντρέας Αρβανίτης, Μύρωνας Γρεβετζάκης και Αλέξης Νόνης.
Μιχάλης Σταυρακάκης con Νοτικά Νάκλια.  Συρτά.  (Directo, 30/11/2012).   Syrta. 


Aquí Mijalis, en directo con el grupo Notiká Náklia, me parece que toca un ούτι, el oud, una especie de laúd, algo más pequeño, tal vez su precedente histórico, originario de Irán y muy frecuente en Grecia y en todo el Medio Oriente.
Hay pues dos laúdes en la grabación. Es un instrumento que Tatakis domina tan bien como su amada mandolina, en la que creo que pocos le disputarán la primacía.

El laúd ha tenido mucho auge en los últimos años, imprescindible como acompañamiento, con un sonido elegante y más grave que el resto de las cuerdas, y que cada vez se utiliza más también como instrumento solista. Pensaba ahora en Zanasis Papakonstantinou, pero son muchísimos los músicos que se hacen acompañar sólo por el laúd. Supongo que algo habrá tenido que ver en ello el ascenso de la música modal, bizantina y oriental, donde nunca falta. Y en esa dirección el grupo Λαβύρινθος había dado ya los primeros pasos de la modernidad.

El último día de noviembre del 2012, Notiká Náklia presentaba en directo, en un local cerca del Botánico en Atenas, a Tatakis, que ya llevaba unos años sin aparecer por la escena musical ateniense. Recordad que la capital ha sido siempre escala y a veces refugio para muchos músicos cretenses -y de toda Grecia-, entre los que cabe mencionar a varios de los primeros maestros, que dejaron las más antiguas grabaciones de la música y el folclore de la isla.

Βασίλης Σταυρακάκης, τραγούδι. Μήτσος Σταυρακάκης, στίχοι.
Νικηφόρος Σταυρακάκης, λύρα. Γιώργης Σταυρακάκης, λαούτο.
 Μιχάλης Σταυρακάκης, λαούτο, μαντολίνο.  Ap'agapisei kai arnizei.


La familia Stavrakakis casi al completo, ¡aún faltan los jóvenes!. La canción pertenece al C. D. titulado Αστροφεγγιά. Σταυρακάκηδες.  Astrofegiá es la luz de las estrellas y el subtítulo Stavrakákides imagino que es, así lo traduzco en este caso para mi coleto, el ramillete de canciones de los Stavrakakis, sus cosas, la familia, sin más. 

El disco tiene once canciones: Εφιάλτης, Ο έρωτας κι ο θάνατος -El amor y la muerte, de la que ya subí una versión en el capítulo anterior, de aquel hermoso concierto nocturno en Aptera-, Ερωντική παρθένα,  Ζωή δίχως έρωτα, Κακοπαντρεμένη, Χρόνε που όλα τα χαλάςΑπ' αγαπήσει κι αρνηθεί -que acabamos de escuchar-, Αστροφεγγιά του Γεναριού, Του έρωντά σου το κρασί, Δεν κάνω όνειρα y Εζευγαρώσαν τα πουλιά.

Δημήτρης Σγουρός, Λύρα. Μιχάλης Σταυρακάκης, Λαούτο. Στέλιος Συκάκης, Λαούτο.
Ριζίτικο και συρτά.


Hoy son un poco más largos de lo normal los vídeos que he subido, pero merecen la pena y así podemos escuchar también las colaboraciones de Tatakis con otros músicos cretenses, en este caso el lyraki  y cantante, Dimitris Sgouros. Y había puesto bastantes syrtos pero poca ritzítika.

Nos informa Yannisal, que colgó el tema en youtube, que la siguiente canción pertenece al segundo disco de Χαΐνηδες, Jainides, titulado Κόσμος κι όνειρο είναι ένα, El mundo y el sueño son uno, grabado en 1993, y en el que habrían colaborado entre otros Ross Daily y Sokratis Sinópulos, Σωκράτης Σινόπουλος.

Χαΐνηδες. Letra 2ª mantinada, Δημήτρης Αποστολάκης. Tradicional.
Arreglos y voz, Μιχάλης Σταυρακάκης Τατάκης.   Ερωτικό.

https://www.youtube.com/watch?v=TcOAn_DB0fA


Ο Μιχάλης Σταυρακάκης, Τατάκης
Mieres. Asturias, 14 diciembre 2013.

Y ahora las coplas típicas, unas kontyliés, que, como he repetido aquí, son de las composiciones cretenses que más me gustan. Y ésta es una versión musical bellísima.
En su elemento las letrillas se improvisan sobre un patrón lírico común y los participantes van sumándose hasta agotar la inspiración. Son por eso apropiadas para las pareas, los grupos de amigos que se reúnen alrededor de una mesa, el postre musical que prueba todo el que sabe y quiere.

Había subido otras kontyliés del este de Creta, como las que siguen, la primera vez que hablé de Tatakis en Psilicosis .2, las de Kalogeridis, otro Protomástoras tratado también en esta etiqueta. Aquella es una versión instrumental de la OCAS en el Baluarte del puerto de Iraclio, con Mijalis y Ioannis Petrakis como solistas, pero así no me repito.

 Γιώργος Λαποκωνσταντάκης η Πεδουλαύτης, Βιολί. Μιχάλης Σταυρακάκης Τατάκης, Τραγούδι, μαντολίνο. Σάββας Πετράκης, Τραγούδι. Αχιλλέας Περσίδης, Κιθάρα.
Μιχάλης Σταυρακάκης.   Mονοκόμματος Κοντυλιές.

Ο ακροβάτης, El acróbata es el título de la siguiente canción. La he subido también a este blog, aunque son demasiadas las que pongo para recordar dónde, tal vez en una de las programaciones, espero que no se repita en alguna entrada cercana. No obstante, no pasa nada por escucharla más veces porque es muy guapa.

Es una emotiva actuación reciente en vivo con un tema de Χαΐνηδες, su segundo grupo, donde Tatakis sigue tocando el laúd. El coro de voces masculinas que lo acompaña, libre y a veces algo descompasado y tristón, tiene sin embargo todo el eco de los cantos religiosos.

El músico, el artista, es como el acróbata que se juega la vida en cada sesión...

Λαούτο, τραγούδι: Σταυρακάκης Μιχάλης. Λύρα: Γιανναδάκης Γιώργος, Λαούτο Έκτορας Κυριακού. Ένα τραγούδι των Χαίνηδων. Στίχοι, σύνθεση Δημήτρης Αποστολάκης.
Σταυρακάκης Μιχάλης.   Ο ακροβάτης.


La letra del tema que sigue pertenece al libro διαΚρητικά, de un poeta, uno de los más importantes autores de mantinadas de Creta, Γιώργης Καράτζης, Giorgis Karatzís, con otras varias obras en su haber, como ΕμινέΔιαδρομές. Mijalis ha colaborado con él en grabaciones de sus canciones.

En otro de los registros que he podido escuchar de ese mismo libro/CD, titulado Άνοιξη, Primavera, el poeta recita y cantan después la mantinada con la música del Erotókritos. Como de costumbre los griegos tienen buen gusto para esta mezcla entre recitado y canción. Y puesto que estamos en Creta, no puedo olvidar a Nikos Xiloúris con Jristos Leontís, y Giannis Ritsos recitando su Kapnismeno tsoukali, Olla ahumada.

Como del poema de Kornaros ya he puesto muchas versiones en el blog, hoy me quedo con este Φύσα Βοριά, Sopla Norte.

Απ' το βιβλίο και CD, διαΚρητικά, του Γιώργη Καράτζη.
 Βασίλης Σταυρακάκης, Τραγούδι. Μιχάλης Σταυρακάκης Τατάκης, Μαντολίνο.  Φύσα  Βοριά.

https://www.youtube.com/watch?v=3RGYY4FA80k

Βράδυ στην Πύλη Βιτούρι, μέσα στα βενετσιάνικα τείχη του Κάστρου, με τo Μιχάλη Σταυρακάκη..., Noche en Pili Vituri, en las murallas venecianas del Kastro, con Mijalis Stavrakakis..., nos informa Δευκαλίων Μανιδάκης, el autor del vídeo, ¿o tal vez el autor es el fotógrafo Γιώργος Γαβαλάς?. Gracias de todos modos a los dos.

La repito, porque ya la puse un par de veces, pero me gusta mucho y creo que la voz de Tatakis tiene aquí todo el temblor y la emoción, además de la humildad y sensibilidad interpretando, que le caracterizan. Es otra actuación en directo relativamente reciente, de finales del año pasado?, que además acaba con unos compases de su famoso θάλασσα...

Μιχάλης Σταυρακάκης: Λαούτο, μαντολίνο, φωνή. Γιώργος Γιανναδάκης: Λύρα, φωνή.
Νίκος Μαστοράκης: Κιθάρα. Ισίδωρος Παπαδάκης: Τσέλο.
Μιχάλης Σταυρακάκης Τατάκης.   Να ζησεις μονο μιαν αυγη.

Ioannis Petrakis, violín.  Mijalis Stavrakakis, mandolina.
Con la  Orquesta de Cámara de Siero.
Mieres del Camino. Asturias, diciembre 2013.

Aunque en la siguiente Τατάκης no es el protagonista, acompaña con el laúd a un inspirado violín, Πατεράκης, Paterakis, en una grabación en vivo para la televisión cretense, con buena imagen y mejor sonido, de una serie titulada Κρήτες Καλλιτέχνες, 2013, Artistas cretenses, en unas mantinadas cantadas por Vasilis Stavrakakis.
Ahí podemos escuchar la Askomantoura, la tsabouna de Yiannis Roboiannakis, del que hablamos en el capítulo precedente a propósito de la última canción donde Mijalis probaba una mandolina, cuyo luthier creo que era este músico de Iraclio, también percusionista, aquí con la Κρουστά, Krustá, esa especie de pandero.   

El tema es largo como algunos de los de hoy, pero tiene la marcha apropiada para la despedida, y ahí está la gaita para desgarrarnos los tímpanos y las entrañas.

 Βασίλης Σταυρακάκης, Μαντολίνο, φωνή. Ιάκωβος Πατεράκης, Λύρα.
Μιχάλης Σταυρακάκης (Τατάκης), Λαούτο.  Αντώνης Σταυρακάκης, Μαντολίνο, Λαούτο.
 Γιάννης Ρομπογιαννάκης, Κρουστά, Ασκομαντούρα.  Ηλιε μου Κοσμογυρευτη (Μαντιναδες)

Ya me iba, pero no quiero hacerlo sin poner antes un tema de uno de los conciertos que la OCAS, acompañada por Tatάkis y Ioannis Petrakis, ofreció al entusiasta público cretense.
Parece que recibieron una gran acogida en sus actuaciones y cariño por parte de los cretenses, según cuentan en su página, y tuvieron también ocasión de conocer y tocar con Ross Daily. Creo que a muchos de ellos la isla y la gente los enamoró, ¡no me extraña nada! 

En el Bastión de Iraclio, Creta.

Χαΐνηδες y Orquesta de Cámara de Siero, dirigida por Manuel Paz.
 Mihalis Stavrakakis, voz, mandolina. Ioannis Petrakis, violín.

https://www.youtube.com/watch?v=sCCSCTVVOZ4

Tenía otra más preparada de postre, Πάει καιρός, de Χαΐνηδες, pero me ha fallado. Hay otra...

Χαΐνηδες. Ο ξυπόλητος πρίγκηπας. Στίχοι, Μήτσος Σταυρακάκης.
Tραγούδι, μουσική, Μιχ. Σταυρακάκης.   Πάει καιρός.

https://www.youtube.com/watch?v=3tDVB1NsNq8


Γεια σου, Τατάκη μου, καλό άνθρωπο, μπράβο Δασκαλέ, παλίκαρέ!
Φιλιά και αγκαλιές από την Αστούριας.


Salud y buena música

Ρόμηρος Ροντριγούρις Ηαζιπραδάκης,  Μπαρμπαρόμιρος

Ramiro  Rodríguez Prada,  Barbarómiros

miércoles, 16 de abril de 2014

H Κως, Cos -2. Pequeño recorrido


Kéfalos desde Kamari
Kos. Grecia, verano 2013.


Un paseo por la isla


Buenos días. El segundo día en Kos alquilamos un utilitario. La búsqueda fue graciosa y cansina, porque hicimos el recorrido completo a una de esas calles al norte de la capital a las que hacía referencia en el capítulo anterior, Kanari, donde están la mayoría de las agencias de alquiler de vehículos.

Después de caminar más de dos kilómetros entrando en todas las oficinas que nos íbamos encontrando, decidimos regresar, tristones, atorraos por el sol que ya abrasaba y con la certeza de que la isla se nos negaba una vez más. Ni nosotros estábamos hechos para ella, ni ella para nosotros.
Había coches, pero muy caros para nuestro bolsillo, y los asequibles, alquilados ya o apalabrados. Al día siguiente era el uno de agosto y el pico más alto del turismo en la isla.

Pero no sólo se frustraba nuestro deseo de conocer Kos, también el plan que habíamos ido pergeñando. Porque nuestra intención era buscar algún lugar al sur de la isla para uno o dos días, más tranquilo que la capital, donde aguardar la noche del regreso al aeropuerto y a Barcelona.
Al llegar, más o menos, a la altura de nuestra pensión, en la paralela Averof, íbamos a coger una calle lateral que la une con Kanari, cuando reparamos en una agencia familiar minúscula que no habíamos visto antes, en el chaflán. Y ahí se nos abrió -iba a decir de patas, pero no- Kos, por fin.

En Psilicosis. 2, empecé por la capital y seguí con dos puertos de la isla, Kamari y Limnionas, el primero en la bahía de Kéfalos, en la costa sur y el segundo en Sfakiá en la norte, a menos de tres kilómetros de Kéfalos, que es el pueblo más grande e importante del suroeste de la isla, último de la carretera central que atraviesa Kos desde la capital. Y es que ésos fueron los lugares donde hicimos las primeras paradas buscando también la pensión para la vuelta.
Decía allí, que el golfo de Kéfalos tendrá unos veinte kilómetros desde el cabo Ayios Nikólaos al este, hasta el Ruziano, que lo cierra por el oeste abrazando el pequeño puerto de Kamari. Sobre él se levanta Kéfalos en una terraza rocosa. Esta terraza de rocas volcánicas próxima al mar, que recorre todo el círculo de la bahía, la abriga desde sus alturas. Aún así el golfo es abierto y la larga playa de arena, ventosa, apta para la práctica del surf. Aunque ya es una zona apartada de la isla, en verano hay bastantes turistas.

No encontramos habitaciones en Kamari, y Kéfalos está un poco alejado, colgado en su terraza; sin coche es un problema, aunque el pueblo nos gustó mucho, podría ser un buen destino para unas vacaciones tranquilas, con algún vehículo que te acerque a las playas. Porque una cosa es no ser muy playero y otra estar viendo un mes el mar desde arriba y no mojar ni un huevo.

Y Limnionas sólo es un puertin, guapo eso sí, con una especie de hostal grandón enmedio de la nada, donde no hay ningún servicio, todo muy provisional, aparte de la cama y la comida. Hacia el este se abre el golfo de Jojilari, de las vecinas Sfakiá y Volkania, muy ventosas y donde se practican deportes de vela, montones de paracaídas cabalgando las olas, que llegan muy potentes hasta las numerosas playas de los alrededores. En el horizonte marino del norte se ven Psérimos y Kálimnos.

Πεντοζάλης Κω. Pentozali de Cos.


Bahía de Kéfalos e isla de Kastri desde el pueblo.
 Abajo, Kamari y al fondo el cabo de Ágios Nikólaos.
Kos. Grecia, julio 2013.

Comimos en una taberna griega en Kamari, al borde del agua, el Stamatia?, con una familia catalana al lado, y por la tarde nos fuimos a bañar a una de las muchas playas de la Bahía -en realidad una sola, sin solución de continuidad prácticamente hasta Kardamena, más al este del golfo y del cabo San Nikolás-. Es tan grande que no hay ningún agobio de gente. Claro que no había llegado todavía la horda agosteña.
Escogimos una de nombre muy atractivo, Parádisos, el Paraíso, aunque también pudo ser la de Lagadas o la Camila, porque son pistas de tierra y polvo blanco que descienden a plomo hasta el mar y a veces enlazadas.

La vista es idéntica en todas ellas. Aparte de la bahía, hacia el mar, al este, se ven las islas e islotes que rodean Nísyros, en el horizonte, y en primer término la islina de Kastri, a 100 brazas de la playa.
Nos pareció en esta banda una isla casi tan luminosa como después Rodas, con una luz vivísima, cegadora en ocasiones, y unos blancos y azules, potentes, netos y sin mácula.

Después del chapuzón pasamos de nuevo por Antimagía, cerca del aeropuerto, y sin parar nos adentramos en el interior de la isla buscando Ziá, uno de los pueblos más guapos de Kos, según dicen. No sé cómo son los otros típicos, pero Ziá lo es.
Dejamos deliberadamente a un lado, porque no teníamos tiempo, a Mastijari, Marmari y Tigaki, otros tres pueblos importantes, porque lo que habíamos visto al pasar y parar en el autobús del aeropuerto, no nos convenció. Pueblos con playas fáciles, no lejos de la capital, a tope de turistas, poco menos que en Kardamena, que también lo dejamos pensando en verlo al regreso de Rodas.
Hay que tener en cuenta que de los 30.000 habitantes (10.000 más en verano) que tiene la isla, la mitad vive en la capital y la densidad de población aumenta exponencialmente cuanto más se acerca uno a ella. De todos modos, por los tres primeros y por Zipari pasaríamos aún dos veces más, al volver en el bus que nos llevó gratis de Kardamena a Cos, y en el del aeropuerto la noche que regresábamos a Barna.

Cos es la niña mimada del grupo. Es verde, lujuriosa y un tanto desgreñada. Una isla que no se molesta en peinarse el cabello.
Así la describía Lawrence Durrell a finales de los años 40, en su libro Reflexiones sobre una Venus marina, de Rodas y el Dodecaneso. Hoy quizá ya la peinaron en demasía.

Μαρίκα Παπαγκίκα.  Μηλο μου και μανταρίνι. Manzana y mandarina mía. Nueva York, 1928.

A la izquierda Kálymnos, a la derecha Psérimos, desde Zia.
Kos. Grecia, julio 2013.

No obstante sigue siendo una isla verde, y boscosa en el interior, especialmente en las laderas de la cadena montañosa que la recorre desde la costa noreste hasta el centro y cuya cumbre, que es también la de la isla, el Dikeos, mide 843 mts. En esas laderas cosechan un vino de calidad.
El resto de la isla, salvo las crestas que rodean las distintas bahías, es bastante llana.

Ziá está situada en la falda noroeste, debajo mismo del Dikeos, a unos 400 metros de altura, con unas vistas espectaculares sobre el canal que separa Cos de Psérimos y Kálimos, al norte, y Turquía al este.
Al atardecer se llena de turistas que van a ver la puesta de sol y que se quedan después a cenar. Nos enteramos allí, porque nosotros simplemente volvíamos hacia Cos capital y era la última visita prevista del día.

El pueblo, en una ladera muy empinada con callejuelas llenas de altillos y escaleras, entre los árboles centenarios, está totalmente tomado por el turismo masivo, desvirtuado por los puestos de recuerdos, restaurantes, decoraciones naïf nada interesantes, etc. Y eso que era el último día del mes y no había ni la mitad de público. Aparcar en alguna de las cuestas del pueblo o de sus inmediaciones es cosa milagrosa.
Aún así merece la pena subir porque el espectáculo de las islas es magnífico, sin duda, y el entorno tan húmedo y frondoso, un inmenso huerto lleno de grandes árboles bajo las peñas del Dikeos, fresco después de aquel sol inhumano, es también digno de admiración.

Hubo una puesta de sol entre islas algo brumosa esa tarde, muy bonita en cualquier caso. Y tampoco andamos coleccionando ocasos, creo que me repito.

En fin, para un sólo día de coche, aprovechamos cuanto pudimos y llegamos a Cos hechos polvo. Lo cual no es lo ideal teniendo en cuenta que unas vacaciones son para descansar. Pero a veces también es sano cansarse, ¿o no?

Μαρίκα Παπαγκίκα.  Σαλα, Σαλα.  Ν. Υορκη, 1926.

https://www.youtube.com/watch?v=9_qxW7BRkXw 

En cualquier parte
Muelle exterior del aeropuerto de Kos.
Grecia, verano 2013.

Han pasado ya ocho meses desde que empecé a contar este viaje y le he dedicado muchos capítulos al Dodecaneso. Algunas veces me pierdo y ya no sé si conté algo, si me repito o si se me pasó.
Creo que tengo una entrada del paso de Nísyros a Kardamena, en Kos, y allí contaba la pequeña anécdota con el chófer que nos llevó gratis, desde este puerto del sur a la capital, pasando por los pueblos de la costa norte, cogiendo y posando turistas de distintos hoteles. Si es así se publicará antes que ésta y sobraría la aclaración. Y no se puede con todo.

Una mención a Marika Papagika, de la que ya he subido varios de sus temas grabados en New York en los años 20. Nació en Kos, aunque su familia se trasladó pronto a Alejandría. Es una de las grandes intérpretes clásicas de la música ligera griega, especialmente de los ritmos orientales de la Rebétika, la Smirneika, la música de Esmirna, tan cercana, karsilamás,  tsiftetelis, amanés..., y maestra de las siguientes generaciones de rebétissas, como Marika Ninou, que si no recuerdo mal tomaba su nombre de ella, o la más joven Marió.

Μαρίκα Παπαγκίκα. Tsifteteli. Θα σπάσω κούπες.

https://www.youtube.com/watch?v=rHIas6kBnEE

Salud y buen rumbo

Barbarómiros.

martes, 15 de abril de 2014

Periplos puteriles


En el corral de la  Kurruka prieta.
León. 2014.


A cuarenta duros el polvo


Fue la Curruca angelicalis, que entonces trabajaba de camarero haciendo extras en la capital los fines de semana, la que nos metió en gallo canta. En una barra americana, donde siempre recalaba con otros colegas después del trabajo, le habían dado la dirección de una casa donde vivían unas tías muy macizas, que admitían huéspedes por poco dinero al regreso de los respectivos lupanares.

Por entonces un polvo con una chavala un poco más curiosa debía andar por las 500 pesetas. Según el angelikalis, follaban por cuarenta duros.
¡Doscientas pesetas! La necesidad y el poco peculio nos puso los dientes, por no mencionar otros apéndices -Ángel González dixit- como los de una mula.

Así que un sábado que curraba nuestro amigo, arrancamos para allá en la Cirila cinco lebreles sin carnet. Él era el único que trabajaba y que tenía ya experiencia con mujeres, especialmente con putas. Los demás éramos castas criaturas, aparte del manubrio. No llevábamos bastante dinero y esperábamos que él aportara el resto.
A las dos de la mañana salió libre la curruca y nos llevó por una serie de barras americanas donde se gastó casi toda la pasta que tenía.

El plan era esperar a después de las cuatro de la madrugada, cuando las chicas se recogían en sus respectivos domicilios. Pero estábamos tan ansiosos que lo convencimos para que dejara el periplo y nos fuéramos acercando a la casa, que estaba en un barrio de las afueras y bastante alejado.
Después de contar el dinero que reuníamos entre los seis, cedió: ¡pasaban unas pesetas de las mil!. Alguien se iba a quedar sin mojar. Habría que echarlo a suertes.

¡Somos seis, nos harán rebaja, digo yo!, cantó el más optimista. Todos lo miramos incrédulos pero secretamente esperanzados, por la cuenta que nos traía.

Aún faltaba bastante para las cuatro cuando picamos a la puerta de aquella mansión del pecado.
Abrió un tuerto con una catadura tan fea que todos dimos un paso atrás.

¡¿Qué pasa?!
Veníamos..., balbució el angelikalis.
¿Cuántos sois?
Seis.
A cuarenta duros el polvo, mil doscientas. ¡El dinero por delante!, añadió extendiendo la mano.
Es que...
¡¿Qué?!
Que sólo tenemos mil, ¿no nos hace una rebaja siendo tantos?, atropelló de un tirón el angelikalis, más angelical que nunca.

El tuerto se echó a reír. El aspecto del tipo nos inquietaba y sospechábamos alguna tangana.
Pero queremos ver antes a las tías, terció otro con timidez.
¡Entonces fuera!

¿Cuántos estábamos dispuestos a entrar, en realidad, en aquellas condiciones? A la mitad ya se nos había bajado el subidón viendo las maneras del menda.

¡Vale, te pagamos un polvo!, se le ocurrió a la curruca para salir del paso
Entonces sólo entra uno, ¡y decidiros rápido, que no tengo todo el día y estamos dando el cante!
Te pagamos dos y entramos los seis, negoció la angelikalis.

Por primera vez dudó. Nos repasó uno a uno con aquel ojo de lechuza, vio que no teníamos ningún peligro y dijo, ¡Tres!
Le dimos las seiscientas pelas y entramos.

¡Las tres tías que salieron a un saloncito donde nos arrinconó amontonados el tuerto, eran horribles! Ninguno fue capaz de pasar con una de ellas. ¡No eran nuestras madres, eran nuestras abuelas en desabillé!

Pero nos dijeron que había chavalas jóvenes...
¿¡A cuarenta pavos?!. Es lo que hay, colegas.
¿Pero no había también chicas más jóvenes?, insistió nuestro amigo, todavía incrédulo.
Es pronto, las jóvenes aún no volvieron, ¡las que no se van con el chulo o con clientes de la barra!
¡Pues las esperamos!, dijo decidido el angelikalis, mirándonos. Estaba claro quién era el más salido.
Esto no es el dentista, ¡venga, fuera, arreando!, apuró el tuerto sacando un garrote de detrás de un canapé.
¿Y el dinero?
¡Ahí tenéis las tías, cojones!, y alzó la tranca amenazador.

En la calle reunimos un montón de piedras y le apedreamos la casa, de planta baja. El tejado, la puerta y las ventanas. Hasta que se rompió un cristal y salió el malevo con una escopeta de caza.

¡Hijoputas, hijoputas!, aullaba el tuerto apuntando a la oscuridad.

Desaparecimos en un ¡ay!
Pero casi siempre volvíamos riendo a casa, incluso en esta ocasión que salimos corridos, sin habernos corrido y con apenas cuatro perras en los bolsillos.


Ramiro Rodríguez Prada


El Pulgarzito.   Milagros, solo, en directo.

lunes, 14 de abril de 2014

Paseos fraternales


El curso de la Historia


Juicio Divino
(Manga ancha)


¡Ay, Caín, Caín!, ¿qué has hecho?,
mataste a tu hermano Abel
con la quijada del burro
y engañas a tu Señor,
¡llevas la marca!

Eres perverso, Caín,
¡la quijada del protoasno de la Historia,
abuelo de todos los pollinos que en el mundo han rebuznado,
de la burra que Me llevó hasta Egipto en brazos de María,
del borrico que Me paseó en triunfo por Jerusalén
aquel domingo de ramos jubiloso
que precedió al suplicio!

Más rápido aplastarle la cabeza con la piedra,
pero escogiste partirle la crisma a quijotazos patrios, so cabrón,
para que su agonía se alargara y ver cómo sufría,
tal fue tu ira y tu sadismo.

¡Ay, Caín, Caín!, ¡qué chungo me saliste, malasangre!

¿Que ya encargaste flores de plástico y adornarán su sepultura?
¡Es sólo piedad de fariseo, truhán, y no me vale!

¿Que son para la burra?
¡Ah, esto es cosa bien distinta!, ¡qué detalle, te perdono!

¡Ay, Caín, Caín!..., ¡en fin, te viene de familia! :
Mater tua mala burra est.


De  Interrogatorios y Otras partidas perdidas. 2014.

Ramiro Rodríguez Prada.


Γιώργος Σκούρτης, letra.  Δήμος Μούτσης, voz. Εργατική Συμφωνία.
Το τραγούδι του Περέντα. La canción de Perenta.


El 29 marzo 2012, un día de huelga general, subí a Psilicosis esta canción que le había enviado Rafa Postigo a Ana Capsir, ella me la pasó. Hice una pequeña traducción, no es de las difíciles. Si queréis repasarla, ahí está el enlace. La entrada se titula  Huelga, Απεργία. Πατρίδα μου έχω την Αστούρια, Tengo mi patria en Asturias, uno de los versos.



¡Salud, y que viva la República!

domingo, 13 de abril de 2014

130


Difuntos impolutos


Salí a tirar la basura



solo y desamparado igual que un cachorro lactante. ¡Guauu, guauuu...! Llegué a los cubos arrrrrrrastrándome, agarrado a las paredes, y volví gateando, ¡Miauu, miauuu...! Incluso gimoteaba como un bebé, ante la enormidad del esfuerzo y la indefensión y el abandono en que me veía. Sucio, sin pantuflas, con la bata hecha unos zorros, parecía recién salido de una de nuestras estupendas fosas comunes patrias. Cerca ya del portal me adelantó un vecino, un monárquico fanático de la nuera de los reyes, que diz que lee poesía. ¡Y hasta la escribe y la recita en bable!, me confesó orgulloso una tarde en que tal vez su Narciso pedía abono extra. Hoy dio las buenas noches en castellano viejo y preguntó si había perdido algo. ¡El norte!, le contesté, al tiempo que me agarraba desesperado a la pernera de su pantalón. Se soltó, espantado, con un movimiento convulso de la pierna que acabó en coz. Corrió hacia la puerta y, mientras la abría, se giró para observarme con una mezcla de asco y terror. Yo lo miraba con ternura, y hasta le sonreía, pese a que la patada me había hecho un corte en el labio inferior y sangraba. ¡Un momento, si us plau!, le rogué en voz alta, sacando agua de un pozo seco. Pero no debió entender la mirada, tampoco la sonrisa, ni el catalán, ni el ruego, porque cerró la puerta tras de si. Hay personas sordomudas y hasta ciegas para el lenguaje no verbal, y las palabras se las lleva el viento, aunque ésta era una noche de calma chicha en lo atmosférico. Y allí me quedé, tirado como un juguete sin cuerda al que ya nadie quiere, incapaz de moverme. En casa nadie se percató de mi ausencia. No es falta de cariño, es discreción, respetan mi soledad. Eso dicen. La Puta de la Escalera, mujer de pocas letras, pero atenta y honrada republicana, me recogió de madrugada y me dio la teta.



Frank Zappa.   Crew Slut.


Salud y felices pesadillas


ra

viernes, 11 de abril de 2014

129


Medio lleno medio vacío



Salí a tirar la basura



una noche más; me quedaba un día menos.



De la película L'Africana, de Margerethe von Trotta. Eleni Karaindrou.  Finale.




Salud y felices pesadillas


ra

jueves, 10 de abril de 2014

Dolores de poesía en los bares. León.


¡ Ay qué doloó, ay que doloó, ay qué dolooó... !



DOLORES DE POESÍA EN LOS BARES


Mañana, 11 de Abril, se celebrará en Laionsity la 5ª edición, si no soy un Seisdedos, de los viernes de
Dolores de poesía en los bares, según descripción ajustada del Valvulista Zapico:  Ronda poética por los bares y las calles.

 Pograma


        El Benito......... 21, 30

        Bardalla.......... 22, 15

        Belmondo....... 23, 00

        El Gran Café... 23, 45



Por quinto año nos reunimos un grupo de poetas para compartir la palabra, la amistad y lo que surja, nos informa Zelipe Fapico.


   Adoloridos

Luis Miguel Rabanal
Gsús Bonilla
Abel Aparicio
Arantxa Oteo
Aldo Sanz
Eloísa Otero
Xen Rabanal
Silvia D Ch
Antonio Manuel Fernández Morala
Víctor M. Diez
Vicente Muñoz Alvarez
Silvia Abad Montoliú
Ildefonso Rodríguez
Julia Conejo
Jorge Carbalho Branco
Felipe Zapico Alonso


πππππππππππππππππππππππππππππππππππππππππππ πmiento tartaja


Me recuerda los collages de las portadas de Alianza, de Enric Satué, precioso el cartel del evento, y cubierta de la publicación, obra de Julia D. Velázquez :

http://1.bp.blogspot.com/-Cssi-bArJnU/U0KZO1fZUlI/AAAAAAAABuI/RuxHOM4razQ/s1600/carteldolores2014baja.jpg

Recordamos con satisfacción el encuentro del 2012. León siempre es una ciudad acogedora cuando hay amigos a los que abrazarse o colegas a los que comer la oreya.

Veo alguna novedad en la lista de dolorosos y siento no poder escuchar el recitado de Aldo, con esa voz; tendrá que ser en el Miserias otro día de dolor.

¡Salud y mucha poseía!

Los Chunguitos.   ¡Ay, qué dolor!


Y alguna sonrisa,

 ¡Lolaylo!


Barbarómiros


P. D.  El mes programado me obligó a reorganizar las entradas, pero aún llego a tiempo.  ¡Que preste!

Abrazos.

miércoles, 9 de abril de 2014

Ο Μιχάλης Σταυρακάκης, Τατάκης -2


Ο Μιχάλης Σταυρακάκης.
Emotivo concierto en Mieres.

Asturias, diciembre 2013.


Τατάκης -2


Buenos días. Cuando hace un par de semanas comencé a componer estos capítulos dedicados a Mihalis Stavrakakis, apenas contaba con una docena de canciones para subir, y de ellas la mitad ya las había utilizado en la primera entrada en Psilicosis. 2, con motivo del concierto que Tatakis dio en compañía de Ioannis Petrakis y la Orquesta de Cámara de Siero en la Casa de Cultura de Mieres. También actuaron en el Auditorio de la capital asturiana, a doscientos metros de mi nido, pero me enteré tarde.

Teniendo en cuenta que en estos largos capítulos de Música..., suelo subir entre 8 y 12 temas por entrada y artista, seis me parecían muy pocos incluso para una sola, y trato de no repetir demasiado siempre que puedo. Pero redactando la primera de estas entregas fui encontrando más música, gracias en parte a la que el propio Mihalis colgó en su Facebook y en Google +. El resultado ha sido este segundo capítulo y tal vez un tercero más adelante, para poder acercarse lo más posible a este delicado músico escuchando sus canciones, aprovechando que ahora ya tengo en archivo un par de docenas.

Para ver a Tatakis en su elemento, más que subido a un escenario, nos viene bien esta grabación. ¡Ay ese quesín ndopio, local, que les pone el viejo ¿Giorgos Giannakis?!...

Μιχάλης Σταυρακάκης, Στέλιος Πετράκης. Mihalis Stavrakakis, Stelios Petrakis. Reportaje.
Πίνω κρασί και δε μεθώ. Bebo vino y no me emborracho.

Son los minutos dedicados a Mihalis Stavrakakis en una serie de documentales de media hora de duración, para el Canal 3 de la Televisión Griega, titulados  Οι Λυράρηδες του Αιγαίου, Los liraris del Egeo, en el capítulo de Stelios Petrakis, un joven y brillante liraki y violinista, que ya se ha hecho un nombre en la escena más vanguardista de Creta y el oriente mediterráneo, sin abandonar los esquemas de la música tradicional. Y al que ya hemos subido aquí en un Trío, acompañado del percusionista iraní Djamshid Chemirani y el guitarrista español Efrén López.

No confundir a Stelios con Ioannis Petrakis, también violinista y concertino en una orquesta alemana, que acompañó a Tatakis en los conciertos de la OCAS dirigidos por Manuel Paz, tanto en Creta como en Asturias.
En el siguiente tema aparece el inolvidable Nikolís Tzékas, no podía faltar, aquel pescador bukoliraki de Kissamos que se ahogó en un temporal, el del salmonete dorado, el rey de los salmonetes, ¡ajjjj, Manoula mou!...

Μιχάλης Σταυρακάκης, Τατάκης. Μ. Κονταξάκης. Ν. Μαστοράκης. 
Συρτα,  Χωρισμος. Τζέκας. Ονειρα. Sueños. (Κερατοκαμπος. 2008)


Por facilitar un poco el trabajo voy a seguir colocando los temas por orden cronológico, aunque me pueda saltar la norma si llega el caso, como hice en el primer capítulo, donde ya adelanté alguna canción. Las grabaciones no siempre son las originales del disco al que puedo hacer referencia, y hay muchos temas en directo.

Por otra parte, de las canciones más populares, algunas pertenecientes a registros antiguos, existen varias versiones a lo largo del tiempo, y en la actuación desenfadada de una panigiri sale a relucir toda la batería de canciones del folclore isleño, empezando por el Erotókritos y la Aretusa de Kornaros, o el Oso varún ta sidera, pongo por caso. Aquí unas Kontiliés y una versión del Malevitzotis, danza guerrera, en directo.

Μ. Κονταξάκης, Ν. Μαστοράκης. Μιχάλης Σταυρακάκης, Τατάκης.
Κοντυλιές. Μαλεβιζώτης.  (2008)


Hay una serie de registros disponibles subidos en Youtube de un concierto nocturno en Aptera, que es una maravilla. 
La conjunción de la voz cálida de Mihalis, a veces de un colega, con ese juego de cuerdas pulsadas en las que los griegos son los maestros indiscutibles en todo el Mediterráneo, y probablemente en el mundo mundial, nos transporta a los aromas y a la nostalgia de las dulces noches del verano griego y egeo. Aquí Tatakis toca el laúd.

Ζαχ. Σπυριδάκης, Περ. Παπαπετρόπουλος, Γ. Σταυρακάκης, Κ. Μερετάκης.
Μιχάλης Σταυρακάκης, laúd, voz.  Να ζήσεις μόνο.  (Απτερα 18-7-09).


Τατάκης με το μαντολίνο του.  Tatakis con su mandolina.
Mieres del Camino.  Asturias, diciembre 2013.

La belleza de este tranquilo concierto me empujaba a dedicarle a él solo el tercer capítulo, que ya iba vislumbrando a tenor del número de canciones de que disponía. Pero seguiré el orden apuntado arriba, año a año.

El siguiente tema no sé si se trata de Ritzítika, canciones de las raíces -por traducir la etiqueta literalmente, aunque toda la música de Tatakis bebe de las raíces musicales cretenses-, es lo que supongo, casi me la imagino cantada a capella desde lo alto del Psiloritis.

Ζαχ. Σπυριδάκης, Περ. Παπαπετρόπουλος, Γ. Σταυρακάκης, Κ. Μερετάκης.
Μιχάλης Σταυρακάκης, laúd, voz.  Το πλούσο Γιώργη (ν) ήβρηκα.  (Απτερα 18-7-09)


En el título de la siguiente canción, El amor y la muerte, parece evidente una relación con los temas preferidos de Mijalis, en los que encontramos un delicado equilibrio entre música orgiástica, festiva y amorosa y, diría, una tristeza existencial profunda, la nostalgia venenosa de lo lejano o lo perdido, la soledad y el silencio.
La administración de los breves silencios en la música modal, donde las notas suenan a un contínuo monocorde, contribuye a esa sensación de péndulo hipnótico, ese mareo que nos embarga escuchándola.

Ζαχ. Σπυριδάκης, Περ. Παπαπετρόπουλος, Γ. Σταυρακάκης, Κ. Μερετάκης.
Μιχάλης Σταυρακάκης, laúd, voz.  Ο έρωτας κι ο θάνατος. El amor y la muerte. (Απτερα 18-7-09).


Tenía dos versiones en directo de la siguiente canción, una de las más guapas de Tatakis. La segunda con su Cuarteto, unos años después de ésta, pero casi me gusta más la primera, y también la prefiero por no romper la magia de ese concierto de Aptera.

Ζαχ. Σπυριδάκης, Περ. Παπαπετρόπουλος, Γ. Σταυρακάκης, Κ. Μερετάκης.
Μιχάλης Σταυρακάκης.  Θάλασσα πικροθάλασσα. 2009.

https://www.youtube.com/watch?v=lhiiXIPbJl0&list=UUzzkJkGvmJXhxJmDPp7RAjg

El siguiente trabajo es una colaboración en un disco de Χαΐνηδες, Jainides, grupo del que también había sido fundador, como apuntamos en el capítulo anterior.
Mijalis interviene, que yo sepa, en dos temas de  O ξιπόλυτος πρίγκηπας, título del registro. En éste Του ανέμου η κόρη, La muchacha del viento, precioso, y en  Νανούρισμα (Για την Κική). Naná para Kikí.

El disco es del año 2000, así que ya es un anacronismo en mi lista crono-ilógica.

 Αντώνης Σκαμνάκης, Μουσική-στίχοι. Χαΐνηδες. Μιχάλης Σταυρακάκης,Τραγούδι. 
Του ανέμου η κόρη (καντάδα)


Del 2010, el que tocaba, es  Αμίλητο ποτάμι, Riachuelo silencioso, un trabajo firmado por Mitsos Stavrakakis, en el que participan, como es habitual, Vasilis y Mijalis Stavrakakis, Tatakis. Más la colaboración de Pandelis Zalassinós y Marina Dakanali.

El CD tiene trece canciones. Entre ellas, Mezi, Aretousa, Ta pouliá, Svino to fos, Zola nerá, Ena koritsi, o la que sigue.

Μήτσος Σταυρακάκης, Μαρίνα Δακανάλη.   Έγειρ' ο ήλιος.  Se eleva el sol.

https://www.youtube.com/watch?v=7eLYWLZnFBw

Ioannis Petrakis, violín. Mijalis Stavrakakis, mandolina.
Orquesta de Cámara de Siero dirigida por Manuel Paz.
Casa de Cultura Teodoro Cuesta.
Mieres. Asturias, 14 diciembre 2013.

De ese mismo disco de Mitsos del 2010, es la siguiente canción  Ένα κορίτσι, Una chica, tal vez una de las suyas más populares, con ese ritmo tranquilo que parece el de un acordeón llevándonos a paso suave pero volandero, como la belleza en el caminar de las muchachas.

Y siempre esa mezcla de dulzura y gravedad, en una mixtura maravillosa de música y voz. Sencilla en la expresión, pero muy rica en todo tipo de matices, sonoros y líricos.

Μουσική, στίχοι: Μήτσος Σταυρακάκης. Τραγούδι: Μιχάλης Σταυρακάκης Τατάκης
 Ένα κορίτσι. Una chica.

https://www.youtube.com/watch?v=x2tMIxXAOrw

En fin, queridos niñas y niños, que no sólo el abrazo cariñoso que Tatakis me dio en Mieres del Camino, y su humildad, me gustaron, también me cautiva su música, que me lleva a una montaña de Creta desde donde veo el mar, a la vera de la morena de mi copla, notas que me traen en su brisa cálida, como una caricia de miel, los aromas isleños grabados ya en mi alma, en mi alma-cén particular, que me pongo místico.

Voy a saltar ahora al 2013 para despedir este capítulo. Tenía preparada una actuación de Tatakis con el grupo Notiká Náklia, pero ya sobrepasé el límite y empezaré por ellos en la tercera entrega.
Me quedo con una prueba que Mihalis hace de una mandolina que acaba de construir un luthier de Iráclio, Yiannis Roboiannakis, que no sé si es también el percusionista del Laberinto de Ross Daily, incluso el soplador, en alguna grabación de youtube, de la Askomandoura, un tipo de tsabouna, la gaita de la Nisiótika, que también habéis podido escuchar aquí, la última vez al hablar de los Nikolau de Ólymbos, en Cárpatos.

Mihalis, solo de mandolina. Prueba.
Μιχάλης Σταυρακάκης, δοκιμή μαντολίνου κατασκευής Γιάννη Ρομπογιαννάκη.  25/3/2013.



Αγκαλιές, Τατάκη, φίλε μου!


Salud y buena música para todos.

Ramiro Rodríguez Prada, Barbarómiros.